La Cantata Urbana de Abdullah Arellano

La Cantata Urbana: Entrevista con Abdullah Arellano (parte 2) – En 1989 se estrenó la primera rock ópera ecuatoriana en el Teatro Sucre.  Junto a su grupo Canela, el músico-compositor Abdullah Arellano estableció una premisa conceptual vanguardista para los espectáculos de la época; fantástica escenografía gigante, coreografía contemporánea, un grupo de rock en vivo, pistas digitales… Fue algo sin precedentes en todo el Ecuador.

 

“En los años ‘85 – ‘86, tuve la gran oportunidad de conocer bailarines, teatreros, gente de cine, con quienes comentábamos esto de la búsqueda de lo que somos sin caer en la copia, en el remedo, que tanto daño nos ha hecho. Sino ha intentar inventarnos nosotros mismos de una manera nueva sin temor, sino con intuición, y con ganas de expresarse. Necesariamente la música te conecta con su familia y una de sus hermanas es la danza, su hermano es el teatro.” - Abdullah Arellano

“En mi trabajo de creación, he trabajado en lo que se denominaba la música urbana. Música urbana como una expresión contemporánea de una ciudad como Quito. De una ciudad andina en la que iban fermentando diversas vertientes de nuestra identidad; de nuestra identidad kichwa, de nuestra identidad española, de nuestra identidad negra.

Entonces, en ese sentido, el proceso me fue llevando a indagar sobre lo que es el mestizaje. El mestizaje como esa fusión de lo que somos con esa mezcla un tanto irreverente, un tanto ecléctica, un tanto disparatada en el mejor sentido de la palabra… Para poderlo conformar en un lenguaje que pudiera tener una nueva visión sobre el presente y sobre el futuro.

la cantata urbana-1Entonces de esa fusión, de esa exploración musical interna y social, se fueron configurando una serie de propuestas que se le ha denominado ‘fusión urbana’, se ha denominado… digamos ‘música experimental’, que reúne a partir de esa raíz andina, el absorber con libertad diferentes vertientes de la música contemporánea.

Entonces comenzamos a descubrir que nuestra música contenía imagen, contenía narrativa, contenía drama, contenía relato. Fuimos encontrando una serie de anclajes de comunicación y de acuerdos.  Uno de ellos fue esto de la hibridez nuestra; nuestra identidad mezclada, esa marmita donde se cuecen diferentes identidades y culturas, nuestra sangre, y fuimos configurando un tema, una narrativa sobre el mestizaje, sobre su origen, nuestro origen indígena mezclado con ese encuentro digamos español-europeo, y se desarrollo un argumental  trasladado a la música  y a la danza y al teatro. Esta fue ‘La Cantata Urbana’ que fue la experiencia del año 1989, y que culminó en el año ‘92 por los 500 años del llamado ‘descubrimiento de América’.”

www.abdullaharellano.com